LA TELEDERMATOLOGIA HA VENIDO PARA QUEDARSE: LAS MUJERES JOVENES SON LAS QUE MAS LA UTILIZAN, Y LOS MAYORES DE 61 AÑOS NO HACEN USO DE ESTA TECNOLOGIA.




En pocas semanas, de forma progresiva, saldremos de nuestro confinamiento y entraremos en la “NUEVA” NORMALIDAD. De hecho, nosotros abriremos la clínica el próximo 4 de mayo. Actualmente estamos trabajando en todas las medidas de seguridad para que CDI sea un entorno COVID-19 FREE, y sea un espacio seguro tanto para nuestros pacientes como para los que trabajamos allí. Ya os contaré detalles sobre las medidas que vamos a tomar.

Hay pocas cosas que podemos agradecer a este maldito virus. Personalmente quería destacar dos cosas. La primera, una cura de HUMILDAD, ya que ha demostrado que es imposible tener todo controlado. La segunda, la demostración de la suerte que tengo de trabajar con compañeros de una magnífica calidad humana. Hay pequeñas historias personales de generosidad extraordinaria de los médicos de CDI que no olvidaré.

También esta pandemia ha sido el impulso que necesitaba la TELEDERMATOLOGIA para despegar finalmente. Llevamos muchos años oyendo en los congresos que el futuro eran las consultas virtuales, pero ese futuro no llegaba. Hemos tenido que estar confinados más de un mes para que perdamos el miedo a usar esta tecnología.

Como sabéis durante esta pandemia hemos cerrado nuestra clínica y hemos creado una plataforma de TELEDERMATOLOGIA GRATUITA, dirigida por el Dr. Jose Luis Ramirez. Estamos respondiendo a cientos de pacientes con problemas de piel. Hasta el momento estos son los datos de nuestra experiencia:

-       El 75% de las consultas corresponden a mujeres.
-       La edad de los pacientes que ha consultado va desde 21 días (bueno, han consultado sus padres) a 61 años. La gran mayoría está entre los 20-40 años.
-       El acné y la rosácea han supuesto un tercio de las consultas.
-       En 1 de cada 5 consultas se indicó tratamiento oral.
-       Hasta un 15% de los pacientes NO adjuntaron una foto, haciendo muy difícil un diagnóstico preciso; sin embargo, en más del 30% de las consultas, las imágenes adjuntadas fueron clave en el diagnóstico.
-       Un 10% de las consultas fueron para obtención de recetas de tratamientos crónicos
-       Nos han consultado por lesiones en muy probable relación por el SARS-CoV-2. En algunas de ellas aún es pronto para saber si el tratamiento ha sido efectivo, pero en muchas otras ya se ha podido comprobar la precisión y la efectividad del tratamiento indicado.
-       El último dato es especialmente relevante: un 20% de las consultas han sido por patología aguda, es decir, pacientes que probablemente habrían tenido que acudir a urgencias o a un centro médico, y gracias a la teledermatología hemos contribuido a disminuir el riesgo de transmisión del virus. SI quieres saber las lesiones que produce el virus en la piel pincha aquí 


No sabemos cómo será nuestro día a día cuando volvamos a la “NUEVA NORMALIDAD”. No sabemos si será un virus estacional que nos permita hacer vida normal en primavera y verano, si tendremos que recurrir a “confinamientos” periódicos, si encontraremos pronto una vacuna… Lo que me parece claro es que la teledermatología ha llegado para quedarse y, bien utilizada, es una herramienta que proporciona acceso al dermatólogo a la mayoría de la población, facilitando el seguimiento de patología crónica, permitiendo en muchas ocasiones distinguir una lesión maligna de otra benigna, o proporcionando las recetas necesarias para completar un tratamiento sin necesidad de desplazarnos a la consulta de manera física. Aunque las video-consultas nos permitirán seguir mirándonos a los ojos y detectar sentimientos, echaremos de menos, eso sí, los apretones de manos, los besos, y los abrazos.

Post escrito en colaboración con el Dr. Jose Luis Ramirez.




Comentarios

Entradas populares