HIPOCRATES: UN MEDICO MODERNO E INNOVADOR CON UN MENSAJE NECESARIO


Hoy voy a escribir un post distinto, no relacionado con la dermatología. Mi hijo está estudiando la Grecia Clásica y tiene que hacer una presentación sobre la figura de Hipócrates. Me ha hecho mucha ilusión ayudarle. Quería compartir con vosotros algún detalle sobre este médico innovador.

Hipócrates fue un médico griego, el llamado “Padre de la Medicina”. Nació en la isla de Cos, Grecia, y vivió entre los años 460 y 377 antes de Cristo. Su padre y sus 2 hijos también eran médicos.

Hipócrates fue el primer médico que separó la medicina de las supersticiones. Por primera vez afirmó que había una explicación física y racional para cada enfermedad, y que las distintas patologías no eran secundarias a castigos de los dioses o posesión de malos espíritus.

Hipócrates defendía que la mayor fuerza terapéutica está en la naturaleza: una buena dieta, limpieza, aire fresco y descanso. Él decía: “la mejor medicina es una buena dieta”. La medicina moderna intenta inculcar estos hábitos en los pacientes actualmente.

Fue el primero que sugirió que las ideas, pensamientos y sentimientos venías del cerebro y no del corazón, lo cual fue un concepto revolucionario e innovador para la época.

En las postrimerías de su vida fundó una escuela de Medicina en la isla de Cos. Los alumnos de la escuela de Cos, al terminar sus estudios, formulaban un juramento que Hipócrates redactó y, con ello, contraían un compromiso formal con el enfermo, para no exigir honorarios abusivos, abstenerse de prácticas abortivas, guardar el secreto profesional y considerar sagrado todo lo que se relacionaba con su profesión, tal como lo es el dolor del paciente

Este juramento me parece tan moderno y potente que siempre lo tengo puesto en la sala de espera. Lo tenía en la clínica anterior y también lo hemos puesto en la actual clínica de Marqués de Villamagna 8. Puedes leerlo aquí 

Hipócrates era 10 años más joven que Sócrates. Una de las mayores aficiones no científicas de Hipócrates, era leer al poeta Homero. Fue un gran innovador también a nivel empresarial: estableció la forma de pago en dinero y no en especie como se remuneraba a los médicos.

Hipócrates creó las bases científicas de la medicina con su honestidad, su empeño en razonar con claridad, y en sobreponer la observación directa de los hechos a la especulación pura.

Cuando leo la biografía de Hipócrates me dio cuenta de que la verdadera revolución de la medicina es volver a las raíces de la medicina. Fijaos que frase tan moderna y fantástica era capaz de decir: “Es más importante saber qué tipo de persona tiene una enfermedad que saber qué tipo de enfermedad tiene una persona”. Estos tiempos de prisas que vivimos unido a los grandes adelantos tecnológicos y la obsesión por la rentabilidad hace que a veces nos olvidemos de lo más importante: escuchar al paciente y hacerle sentir bien. La verdadera medicina personalizada se basa en sentarse al lado del paciente y hacerle demostrarle que le importas. Sólo con eso seguro que el paciente mejora.


Comentarios

Entradas populares de este blog

Embarazo e Isotretinoina

DERMATÓLOGO MADRID: COMO CUIDAR LA PIEL A PARTIR DE LOS 40. LOS 10 CONSEJOS DEL DERMATÓLOGO

MÁS INFORMACION SOBRE LA CRIOLIPOLISIS