¿LA DIETA ES TU MEJOR COSMETICO? LO QUE NO SABIAS DE LA SAL Y EL AZUCAR.


En muchos medios de comunicación explican cual es la dieta específica para mejorar tu piel. Y muchos pacientes nos preguntan qué pueden comer para aumentar la calidad de la piel. Sin embargo todos los estudios apuntan a que la DIETA DERMOSALUDABLE COINCIDE CON LA DIETA SALUDABLE, es decir, que no hay que hacer ninguna dieta específica para la piel.


Hoy os quería contar algunos detalles que quizá no sabías de dos factores dietéticos que influyen mucho en nuestra salud y por lo tanto en nuestra piel: la sal y el azúcar.

Como sabes el azúcar y la sal se han convertido en los “asesinos silenciosos” en la civilización occidental. Pero no siempre ha sido así. Hasta hace un siglo la principal causa de muerte del ser humano eran las enfermedades infecciosas. Sin embargo hoy la principal causa de muerte son las enfermedades cardiovasculares. Y estas enfermedades cardiovasculares tienen su principal origen en un exceso de sal y de azúcar.

Aquí viene lo interesante. Los culpables del mal manejo de la sal y del azúcar por parte de nuestro cuerpo están en nuestros genes. Desde un punto de vista evolutivo en problema que ha tenido el ser humano a lo largo de los siglos no era cómo librarse de la sal y del azúcar sino cómo conseguirla. La sal y el azúcar eran bienes escasos y muy preciados a lo largo de la evolución del hombre por lo que nuestro organismo no está preparado para manejar un exceso de ambos compuestos. Hoy tomamos más de 10 gramos de sal al día, mucho más del doble de lo que necesitamos. Además nuestro consumo de azúcar es mucho mayor de lo deseado.

En el fantástico libro “Sapiens” de Yuval Noah Harari, el autor nos explica por qué en ocasiones no podemos parar de tomar un helado. La causa según los científicos está en nuestros genes. Todavía conservamos los genes de cuando el homo sapiens estaba en la sabana y los alimentos con azúcar eran difíciles de conseguir. Por ello si el homo sapiens encontraba una fruta madura rica en azúcares, como los higos, la obligación era tomar cuanto más mejor para poder almacenar las calorías en forma de grasa y así poder seguir cazando. Y esos genes todavía ejercen influencia en nosotros.

La misma sensación tenemos, en ocasiones, al no poder parar de comer, por ejemplo, patatas fritas. Genéticamente estamos todavía diseñados para almacenar en nuestro organismo la sal para tiempos futuros en que escasee. Es decir, nuestros genes y nuestros órganos (en riñón maneja la sal y el páncreas maneja el azúcar) no están todavía adaptados a la abundancia en la que vivimos en la sociedad occidental. Estos órganos todavía están diseñados para manejar la escasez de azúcar y sal, más que la sobreabundancia de ambos elementos.

Por tanto el mensaje de este post es triple:

1. La dieta dermosaludable coincide con la dieta saludable. Para tener una piel sana es básico seguir los consejos, por ejemplo, de la Escuela de Salud Pública de Harvard sobre comida saludable.

2. La genética nos marca más de lo que pensamos. Los genes todavía no se han enterado de que hemos dejado la sabana y tenemos que ser conscientes de ello.

3. Los asesinos silenciosos de nuestra salud son la sal y el azúcar. Si los controlas sin duda vivirás más y mejor. Leer artículo en Harvard Health.


Si quieres más información la puedes encontrar en: 

https://www.hsph.harvard.edu/nutritionsource/healthy-eating-plate/translations/spanish/ https://www.hsph.harvard.edu/nutritionsource/ 
http://www.health.harvard.edu/heart-health/reducing-sugar-and-salt 
https://www.mentalidadfitness.com/piramide-nutricional-de-harvard/ 


 
Síguenos en Facebook

www.clinicadermatologicainternacional.com

#escueladelapiel #rejuvenecersincirugia

Comentarios

Entradas populares de este blog

Embarazo e Isotretinoina

DERMATÓLOGO MADRID: COMO CUIDAR LA PIEL A PARTIR DE LOS 40. LOS 10 CONSEJOS DEL DERMATÓLOGO

LAS CREMAS ANTIENVEJECIMIENTO: ¿CIENCIA O MARKETING?