BOTOX EN ENTRECEJO: CÓMO CONSEGUIR UN RESULTADO NATURAL

Acabo de dar un curso en Clínica Dermatológica Internacional para dermatólogos sobre el Rejuvenecimiento Facial Global combinando toxina botulínica, inductores de colágeno y voluminizadores. Uno de los temas sobre los que he hablado ha sido el uso de toxina botulínica en el entrecejo.

Tener un entrecejo marcado (“ceño fruncido”) da una mirada de preocupación. Antes de que apareciera la toxina botulínica lo tratábamos con rellenos. Pero el origen de este gesto es muscular, es decir, las arrugas del entrecejo están producidas por la contracción de los músculos de la zona. Por ello el mejor tratamiento de estas arrugas de expresión es la toxina botulínica, que actúa sobre el origen del problema, relajando los músculos que las produce.

Pero es fundamental INDIVIDUALIZAR el tratamiento. No vale el “café para todos”. Cada paciente requiere unos puntos de inyección y una dosis distinta para poder conseguir resultados naturales y discretos.

Nuestra técnica se basa en usar menos dosis de lo habitual y actuar específicamente en los músculos que producen las arrugas de expresión en función del patrón de contracción de cada paciente. Por ello me ha parecido interesante un artículo publicado por un grupo de dermatólogos coreano donde distinguen 5 patrones de contracción del entrecejo y en función de éstos distintas técnicas de inyección. 

El mensaje es que para conseguir resultados naturales con toxina botulínica hay que usar dosis bajas, relajar y no paralizar la musculatura,  individualizar el tratamiento y tener un conocimiento minucioso de la anatomía de la musculatura facial.

A continuación aparecen ilustraciones de este estudio donde aparece dicha información: 

PATRON EN “U”













 PATRON EN "11"



















PATRON EN "X"










  

 PATRON EN "OMEGA"


























PATRON EN "I"
 




























Síguenos en FACEBOOK

Comentarios

Entradas populares de este blog

Embarazo e Isotretinoina

DERMATÓLOGO MADRID: COMO CUIDAR LA PIEL A PARTIR DE LOS 40. LOS 10 CONSEJOS DEL DERMATÓLOGO

LAS CREMAS ANTIENVEJECIMIENTO: ¿CIENCIA O MARKETING?