lunes, 21 de mayo de 2012

¿FUNCIONAN LAS INYECCIONES DE PLASMA RICO EN PLAQUETAS?

Todos los días algún paciente me pregunta si realizamos las infiltraciones de plasma rico en plaquetas (PRP).

Quería escribir un post sobre este tema porque este fin de semana hemos visitado las instalaciones del Dr. Eduardo Anitua, estomatólogo de Vitoria, y líder mundial en esta tecnología. Sus impresionantes instalaciones se dividen básicamente en una clínica dental de muy alto nivel, un centro de investigación y un área de formación. No creo que exista en todo el mundo un centro de mayor nivel dedicado a la asistencia médica dental, investigación y docencia en este área: Instituto Eduardo Anitua.

Como sabeis el PRP se obtiene extrayendo sangre al paciente, centrifugándola, y aislando la parte rica en plaquetas, que además tiene determinados factores bioestimuladores que al ser reinyectados en un tejido acelera su reparación.

Esta técnica se está utilizando desde hace años especialmente en cirugía máxilofacial y en traumatología, y cada vez la utilizan más especialidades.

Todos conocemos ejemplos de deportistas de élite como Rafael Nadal y jugadores del Madrid o del Barsa que han ido a Vitoria para ser tratados con PRP. Actualmente muchos traumatólogos y cirujanos maxilofaciales usan esta técnica en sus consultas. Y desde hace pocos años se viene usando para el REJUVENECIMIENTO FACIAL.

Sin embargo nosotros todavía no utilizamos PRP en rejuvenecimiento. La razón fundamental es que todavía no hay estudios suficientemente rigurosos que definan su grado de eficacia, los efectos que consigue y la duración de estos efectos. Como sabéis seguimos con frecuencia el dicho de que “en medicina hay que leer lo último y usar lo penúltimo”.

Parece evidente que esta tecnología es segura ya que se han realizado miles de tratamientos en todo el mundo y no se ha descrito ninguna complicación. Pero hay una serie de detalles que todavía no están totalmente definidos. Los pacientes que son tratados con PRP habitualmente son tratados con otras técnicas (láser, botox, rellenos) por lo que es difícil saber su exacto efecto. Además cada médico usa un protocolo distinto con lo cual es difícil comparar resultados. Incluso hay quien mezcla el PRP con otros rellenos o incluso vitaminas con lo cual al final si el paciente mejora no se sabe cual ha sido la sustancia responsable.

Sin embargo creo que el papel del PRP en dermatología puede tener un futuro fascinante. Lo que hay que encontrar es las patologías adecuadas. Personalmente creo que en el área de cicatrización de la piel, es decir, cicatrices, quemaduras, postratamientos láser y sobre todo úlceras crónicas, es donde esta técnica puede tener mayor futuro. En rejuvenecimiento probablemente tenga algún efecto, pero no como “filler” o relleno, sino como una bioestimulador, es decir, para conseguir refrescar la piel. Y sería interesante estudiar su efecto en alopecias, para aumentar el grosor del pelo y prevenir su caída, aunque todavía no hay datos concluyentes.

Pero lo que hace realmente falta es realizar estudios definitivos para conseguir determinar el protocolo idóneo, los efectos esperados y la duración de los mismos. De esta forma podremos ofrecer a nuestros pacientes esta técnica de una forma adecuada, sola o en combinación con otros procedimientos.

Por último decir que es un lujo contar en España con médicos como el Dr. Eduardo Anitua, que consigue combinar una medicina moderna y rigurosa donde el paciente es lo más importante, con una gran capacidad de investigación y una vocación claramente docente. Se reconoce claramente cuando un médico disfruta de su trabajo.