PSORIASIS: PEQUEÑOS DETALLES A TENER EN CUENTA

La psoriasis es probablemente una de las enfermedades de la piel que mas hacen sufrir a nuestros pacientes. Hoy existen tratamientos muy novedosos para manejar estar enfermedad pero lo cierto que que en la mayoria de los casos los dermatólogos no somos capaces de curarla.
 
Ahora en verano la mayor parte de nuestros pacientes mejoran con el sol. Eso lo sabe bien la Dra. Sanchez-Moya, dermatóloga que dirige nuestra unidad de psoriasis,

ya que en muchos casos conseguimos limpiar muchos pacientes con Fototerapia UVB de banda estrecha, que es una especie de radiacion solar concentrada.
 
Como sabeis la psoriasis es una enfermedad crónica de la piel que cursa con placas rojizas descamativas en la piel y cuero cabelludo.
 
Existen determinados factores que, aunque no son la causa de la enfermedad, sí pueden empeorarla:
 
El estrés. La psoriasis puede provocar estrés en los pacientes. Por otro lado el estrés diario puede empeorar la psoriasis. Recuerdo cómo en la Universidad de California San Francisco (UCSF) donde trabajé un año, la unidad de psoriasis contaba con psicólogos que ayudaban a los pacientes a relajarse, e incluso profesores de yoga.
 
Traumatismos en la piel. Las heridas, las vacunas, quemaduras, etc pueden producir lesiones de psoriasis.
 
Infecciones. Determinadas “amigdalitis” bacterianas o incluso la infección VIH puede empeorar la psoriasis.
 
El clima frío de invierno.
 
Medicaciones: Los betabloqueantes (propranolol) que se usan para bajar la tensión arterial, Los antimaláricos (quinina, cloroquina, hidroxicloroquina), Cortisona oral o inyectada, Indometacina como antiinflamatorio, Interferón y el Litio.
 
Ya que no hay ningún tratamiento realmente curativo para la psoriasis los dermatólogos tenemos que valorar si existe alguno de estos factores que pueden agravar la psoriasis de nuestros pacientes.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Embarazo e Isotretinoina

DERMATÓLOGO MADRID: COMO CUIDAR LA PIEL A PARTIR DE LOS 40. LOS 10 CONSEJOS DEL DERMATÓLOGO

LAS CREMAS ANTIENVEJECIMIENTO: ¿CIENCIA O MARKETING?