¿EL BOTOX TE PUEDE HACER MAS FELIZ? ¿O MAS INFELIZ?


Está claro que el Botox puede mejorar nuestro aspecto físico si se inyecta con conocimiento y prudencia. Pero parece que el efecto va más allá. Parece que puede hacernos sentir diferentes.

Como sabéis el Botox actúa relajando la musculatura allá donde se inyecta. Así se consigue eliminar un “entrecejo fruncido” que transmite preocupación, suavizar las arrugas de la frente o “abrir la mirada” al ser capaz de elevar las cejas. Es decir, a través de las inyecciones de Botox podemos eliminar la expresión de cansancio o tristeza.

Pero aquí viene lo interesante. Cuando hacemos gestos con los músculos de la cara enviamos señales a nuestro cerebro sobre nuestro estado de ánimo. Por ejemplo, si sonreímos, estamos mandando información al cerebro de que estamos contentos. Y si fruncimos el ceño enviamos al cerebro información de que estamos preocupados. Por ello si inyectamos Botox en el entrecejo eliminamos esos mensajes al cerebro de que estamos estresados. Por ello NOS SENTIMOS MEJOR NO SOLO PORQUE NOS VEMOS MEJOR, SINO PORQUE NUESTRO CEREBRO CREE QUE NOS SENTIMOS MEJOR.

Por ello hay varios estudios que demuestran que el Botox puede ser más eficaz para mejorar la depresión que muchos antidepresivos. También hay estudios que demuestran que el Botox mejora la calidad de vida al mejorar el estado de ánimo y la autoestima.

Es interesante también la influencia que pueden tener estos tratamientos en los demás. Si las personas de nuestro entorno nos ven diariamente con el entrecejo marcado, las arrugas de la frente muy evidentes o las cejas caídas, ellos van a pensar que estamos preocupados, tristes o estresados. Y nos van a tratar de forma diferente. Una paciente directiva de una empresa me decía que desde que se pone Botox hay mejor ambiente en las reuniones laborales. Hay un dicho americano en relación a la influencia de nuestra expresión en los demás que dice: “smile and the world smiles with you, cry and you cry alone” es decir, “sonríe y el mundo sonreirá contigo, llora y llorarás solo”.


Eliminación de cara de preocupación con Botox (Radiant Aesthetic)

Por tanto, el Botox no sólo actúa sobre la piel, sino que su influencia es mucho más profunda. Eso lo comprobamos en la clínica todos los días, cuando nuestros pacientes nos cuentan cómo se sienten y qué consecuencias tiene el ver que la cara de cansancio o tristeza ha desaparecido.

Esto que cuento no es algo nuevo. Ya lo describió Charles Darwin en 1872 y lo llamó la HIPOTESIS DEL FEEDBACK FACIAL. Según está hipótesis la expresión facial tiene una gran influencia en cómo nos sentimos. Y esta teoría se ha demostrado ahora con el uso de Botox.

Pero cuidado, lo contrario también puede ocurrir: si los resultados estéticos del uso del Botox son malos, podemos producir un comportamiento negativo en las personas que nos rodean. Por ello es fundamental conseguir MINIMA DETECTABILIDAD, es decir, que nadie se de cuenta que nuestros pacientes se han inyectado.

En resumen, el Botox, al igual que otras técnicas estéticas, pueden ayudarte a mejorar tu calidad de vida. Pero también la puede empeorar si los resultados no son discretos y elegantes. Por ello si decides realizar alguna técnica estética es fundamental ponerte en manos de los médicos adecuados.

Si quieres descargar mi libro EL BOTOX PULSA AQUÍ

10 trucos para conseguir resultados naturales con Botox  (VÍDEO)



www.clinicadermatologicainternacional.com

www.expertosbotox.com

Comentarios

Entradas populares