LA CIRUGÍA DE MOHS CONSIGUE LAS MEJORES TASAS DE CURACIÓN EN CÁNCER DE PIEL

Hemos revisado las estadísticas de los casos de cáncer de piel operados con cirugía de Mohs y hemos confirmado que nuestras tasas de curación a los 5 años son de alrededor del 98%, incluyendo casos de epiteliomas operados previamente en otros centros que habían recidivado. En nuestra unidad llevamos realizando esta técnica 20 años.

Como sabéis básicamente hay dos tipos de cánceres de piel: los epiteliomas y los melanomas.

Como regla general los epiteliomas no dan metástasis, mientras que los melanomas sí pueden darlas. Esto quiere decir que en la mayoría de los casos si se extirpa totalmente un epitelioma, el paciente está curado.

La Cirugía de Mohs es una técnica fantástica para extirpar cánceres de piel tipo epitelioma con control microscópico. Esta técnica tiene dos ventajas fundamentales: una oncológica, ya que elimina todo el epitelioma, y otra estética, ya que solo quita el epitelioma, respetando el tejido sano. Las desventajas de la técnica son que normalmente es una técnica más lenta que una cirugía convencional (en ocasiones más de 3 y 4 horas ya que el paciente no se va a casa hasta que el patólogo no confirma que está todo quitado) y que es más cara, ya que implica a varios profesionales. 

En nuestro centro en una cirugía de Mohs participamos los dermatólogos que extirpamos la lesión, los patólogos que leen al microscopio los bordes del tumor, los técnicos que preparan la pieza y los cirujanos plásticos que reconstruyen el defecto.

Desde hace 3 años llevamos realizando una técnica donde aplicamos la Cirugía de Mohs modificada también para el melanoma. Tradicionalmente el melanoma no era tratado con esta técnica ya que las imágenes en fresco (cuando congelamos el tejido para poder cortar la pieza) de las células del melanoma al microscopio no eran de buena calidad. Ahora realizamos la llamada Cirugía de Mohs en diferido donde en vez de reconstruir inmediatamente el defecto quirúrgico, se espera 1 o 2 días a que el patólogo, con técnicas en diferido, nos diga si el melanoma está totalmente extirpado. Habitualmente aplicamos esta técnica para un tipo de melanoma, el Léntigo Maligno o Léntigo Maligno Melanoma, que muchas veces tiene unos límites poco precisos.

En resumen, la Cirugía de Mohs es una técnica de gran ayuda para casos seleccionados de cáncer de piel en pacientes y zonas faciales de riesgo y en situaciones de recidiva o recurrencia del tumor. Los principales inconvenientes son el coste y el tiempo de la intervención.




Comentarios

Entradas populares de este blog

Embarazo e Isotretinoina

DERMATÓLOGO MADRID: COMO CUIDAR LA PIEL A PARTIR DE LOS 40. LOS 10 CONSEJOS DEL DERMATÓLOGO

LAS CREMAS ANTIENVEJECIMIENTO: ¿CIENCIA O MARKETING?