lunes, 19 de septiembre de 2011

Congreso sobre Angiomas en la Fundación Ramón Areces

Este viernes 23 de septiembre organizamos un congreso internacional sobre Angiomas en niños en la Fundación Ramón Areces. La entrada es gratuita.

El nombre de la reunión es "AVANCES CIENTÍFICOS EN EL DIAGNÓSTICO Y TRATAMIENTO DE LOS HEMANGIOMAS INFANTILES Y DE LAS MALFORMACIONES VASCULARES". Como sabéis los hemangiomas infantiles son los tumores vasculares más frecuentes en la infancia. "La incidencia de hemangiomas se estima en un 10% de los niños entre el nacimiento y el primer año de vida". La localización más frecuente es en la cabeza y suelen tener un color rojizo. Por ejemplo, la lesión que tiene Gorvachov en la cabeza es un angioma.

Los hemangiomas se caracterizan por tener una fase de crecimiento, que puede durar hasta los 9-12 meses de vida, seguida de una fase lenta (involución) en la que a lo largo de los años, van desapareciendo progresivamente. Sin embargo, "muchos hemangiomas no desaparecen totalmente y quedan lesiones residuales como una piel de aspecto de cicatriz, alteraciones del color, presencia de vasos sanguíneos, etc… que requerirán algún tipo de tratamiento, como el láser o incluso la cirugía".

Los hemangiomas pueden crecer considerablemente deformando la anatomía. La complicación más frecuente es la ulceración. Pueden tardar meses en curarse por lo que se debe indicar un tratamiento siempre. También pueden afectar la visión cuando se encuentra alrededor del ojo. Hay casos de hemangiomas subglóticos que pueden comprometer seriamente la vía respiratoria. Se han descrito casos de hemangiomas múltiples, con afectación visceral como el hígado, que pueden ocasionar una insuficiencia cardiaca y asociarse a mortalidad.

En relación a su tratamiento los betabloqueantes, como el propranolol, que es un fármaco muy seguro conocido desde hace muchos años, están suponiendo una revolución en el tratamiento de los hemangiomas infantiles. El Propranolol se está empleando desde el año 2008 desde que un grupo de dermatólogos franceses descubrieran de forma casual su efecto en los hemangiomas. Dicho hallazgo fue publicado en la revista médica New England Journal of Medicine.

El tratamiento de un hemangioma deberá establecerse de forma individualizada valorando el tamaño y su localización, presencia de complicaciones, fase evolutiva en la que se encuentre y la existencia de un compromiso con otros órganos o funciones. Los aspectos psicológicos son también importantes a la hora de decidir si una lesión debe tratarse. "El objetivo es conseguir que a los 3 años el paciente esté en la mejor situación posible".

Hoy en día apenas se operan los hemangiomas: el tratamiento de la mayoría de ellos es médico, con fármacos. Con los datos clínicos y la experiencia acumulada hasta la fecha puede afirmarse que "la respuesta al propranolol en los hemangiomas es superior a los corticoides orales" por lo que se aconsejan hoy en día como primera alternativa. En ocasiones es necesario tratar al paciente con láser o con cirugía, para conseguir un mejor resultado estético.

Puedes encontrar más información sobre nuestro congreso en nuestra web: Clínica Dermatológica Internacional

jueves, 15 de septiembre de 2011

Elegancia Francesa

Este verano he estado con mi familia en el sur de Francia, alrededor de Biarritz, y me ha sorprendido la elegancia de la mujer francesa a la hora de envejecer. Acostumbrado a contemplar labios excesivos, pómulos prominentes y caras "cortadas" con el mismo patrón, me ha sorprendido la discreción de los resultados de todas las técnicas de rejuvenecimiento en la mujer francesa. Sí existía un elemento común: la piel, a pesar de los años, estaba muy cuidada, sin manchas, delatando una muy buena fotoprotección solar.

Las mujeres francesas gastan en el cuidado de la piel más que las españolas, las alemanas y las inglesas juntas. Y se nota. No me refiero a actrices como Juliette Binoche, de 46 años de edad, o políticas como Ségolène Royal, de 56 años, o superestrellas como Catherine Deneuve, de 66. Me refiero a la elegancia de la mujer francesa media.

Es interesante que una conocida política francesa haya dicho hace poco que "las mujeres cuando somos jóvenes queremos ponernos guapas para que nos quieran; pero a medida que envejecemos queremos ser queridas para poder estar guapas." Por ello el refranero español recomienda como medida antiaging, como dijimos en un post anterior, "poco plato, mucho trato y mucho zapato."

Los dermatólogos tenemos una importante responsabilidad en ayudar a envejecer a nuestros pacientes con elegancia y discreción. La clave está en aplicar las técnicas más innovadoras de rejuvenecimiento sin cirugía de una forma científica, armónica y prudente. No fiarse de las modas, y nunca intentar conseguir resultados espectaculares. El médico debe tener sentido estético pero sobre todo sentido común.

lunes, 12 de septiembre de 2011

El dermatólogo en casa

Estamos asistiendo a un aluvión de dispositivos caseros que prometen depilarnos, rejuvenecer o incluso tratar el acne en nuestra propia casa. ¿Son realmente seguros y efectivos?

En EEUU la fiebre comenzó hace 2 años. Actualmente existen en el mercado americano varios sistemas para utilizar en casa de depilación (con láser y con luz pulsada), para quitar arrugas (tecnología LED), de tratamiento del acne (distintos sistemas de calor y LEDs) la cuperosis (láser) y la flaccidez (radiofrecuencia). Curiosamente estos dispositivos los suelen vender en EEUU los dermatólogos en sus consultas, aunque la mayor parte los suelen comprar en Amazon, EBay o grandes superficies.

La realidad es que estos sistemas son seguros si se siguen las instrucciones pero realmente no son muy efectivos. Lógicamente las energías que pueden usar estos sistemas no pueden ser muy altas ya que son de uso domiciliario. Por ello los resultados no pueden ser muy evidentes.

Un problema que puede surgir con el uso de estos sistemas es que se utilicen para procesos para los que no están indicados. Por ejemplo el otro día vi en la clínica una paciente que usó un sistema casero de depilación para eliminar un tatuaje alrededor de la boca. El resultado fue una pigmentación del tatuaje durante meses, complicación que no puede resolverse fácilmente.

Tampoco se conoce el efecto del uso continuado de estos sistemas sobre lesiones precancerosas que evidentemente el paciente desconoce que lo son.

En resumen, actualmente los "dispositivos caseros" en dermatología son seguros si se siguen las instrucciones y son poco efectivos. Pueden ser una buena opción para personas con expectativas realistas. Pero sus resultados evidentemente no pueden equipararse al uso de laseres o técnicas manejados por médicos.

viernes, 2 de septiembre de 2011

Eliminar grasa sin cirugía: La guerra contra la grasa

En abril de 2011, la Alta Autoridad de la Salud de Francia (equivalente al Ministerio de Sanidad) dictó un decreto en el que prohibía todas las prácticas de lisis adipocitaria con objetivos estéticos excepto la liposucción quirúrgica. Este decreto incluía a los ultrasonidos, al láser transcutáneo, la radiofrecuencia, carboxiterapia, mesoterapia, productos lipolíticos, dejando como única alternativa viable a la intervención quirúrgica conocida como lipoaspiración.

Llama la atención que Francia, país pionero en el manejo de la mesoterapia en estética sea el primero que prohíbe su uso para la eliminación de grasa.

Hay quien interpretó este decreto como una guerra de intereses entre diferentes grupos de profesionales médicos y no médicos. Otros defendieron la prohibición ya que en algunos casos algunas de estas técnicas podían resultar peligrosas, y en otros casos se caracterizaban por su falta de eficacia.

Sin embargo, el 17 de junio de 2011 el Juez competente del Consejo de Estado Francés ha suspendido provisionalmente la ejecución del conjunto del decreto, a la espera del enjuiciamiento de los recursos que han sido interpuestos contra el mismo. Por ello hoy en Francia los pacientes pueden elegir entre las técnicas quirúrgicas y las no quirúrgicas para eliminar su grasa localizada.

Esta prohibición ha provocado un efecto dominó en otros países. Por ejemplo en Alemania se ha prohibido el uso de técnicas que no "extraigan" físicamente la grasa tratada. La American Society for Aesthetic Plastic Surgeons y la American Society for Plastic Surgeons han realizado un comunicado que destaca la ausencia de evidencia científica en la utilización de técnicas como la mesoterapia para eliminar grasa.

En mi opinión no se debe meter en el mismo cajón todas la técnicas que proclaman "eliminar grasa" sin cirugía. Algunas carecen de suficientes estudios científicos que demuestren su eficacia, aunque no se han objetivado efectos secundarios, como es el caso de los ultrasonidos, la radiofrecuencia y la carboxiterapia. Otras no han demostrado evidencia científica ni de su seguridad ni de su eficacia para eliminar grasa, como es la mesoterapia o el láser transcutáneo. El uso indebido de algunas técnicas si puede resultar peligroso , como es el caso de la inyección de fosfatidilcolina o acido dexoxicólico, pero actualmente se están realizando numerosos estudios en EEUU para valorar su eficacia y su seguridad en zonas muy interesantes como puede ser la papada. Otras técnicas como la criolipolisis sí tienen detrás numerosos estudios que demuestran su seguridad y su eficacia.

Todas estas técnicas tienen algo en común: su eficacia limitada comparada con la liposucción quirúrgica. Por otra parte es cierto que nuestros pacientes nos reclaman técnicas que eliminen la grasa localizada sin cirugía. La eliminación de grasa sin cirugía es un gran reto para los dermatólogos. Serán necesarios más estudios rigurosos que puedan permitirnos saber qué técnicas debemos usar en nuestros pacientes de forma segura y eficaz y cuales son los mecanismos por los cuales la grasa "tratada" es eliminada por el organismo.

La grasa es tejido sorprendente. Hasta hace pocos años se pensaba que el adipocito era una célula poco activa y su función era básicamente mecánica a modo de aislamiento de tejidos. Hoy se sabe en el tejido adiposo tiene una gran actividad metabólica, es la fuente de células madre más importante del organismo y sus células están en continuo crecimiento. Además existen varios tipos de grasa (como es el caso de la la grasa "parda" que tiene interesantes efectos "lipolíticos"). Anatómicamente la ausencia de grasa de determinadas localizaciones provoca los signos más evidentes de envejecimiento facial y corporal. Por todo ello en los próximos años los dermatólogos desarrollaremos y utilizaremos técnicas no invasivas no solo para eliminar depósitos de grasa sin cirugía sino para reponerla y revitalizar otros tejidos y zonas anatómicas.