martes, 14 de diciembre de 2010

AQUALIX EN MADRID: REMEDIO CONTRA LA GRASA

Eliminar grasa sin cirugía es actualmente una realidad. Esta es una de las conclusiones de una conferencia que acabo de dar en el Hospital Clinic de Barcelona, en un congreso sobre láseres organizado por el dermatólogo Toni Campo.

Para eliminar la grasa actualmente disponemos de técnicas quirúrgicas y técnicas mínimamente invasivas. La liposucción tradicional sigue siendo el tratamiento estrella, a pesar de que en ocasiones los resultados no son todo lo deseados, pueda haber complicaciones y sea necesario realizarlo en quirófano.

La liposucción asistida por láser y la laserlipolisis son dos técnicas realizadas en quirófano, muy de moda en la actualidad, que aparentemente mejoran los resultados de la liposucción tradicional. Sin embargo revisando la bibliografía y todos los estudios publicados no he encontrado ningún estudio riguroso que confirme que el uso del láser sea mejor que la liposucción tradicional.

En relación a las técnicas mínimamente invasivas existen en la actualidad varias. El Aqualix (acido desoxicólico) es una sustancia que se inyecta en la grasa a tratar y la “disuelve”. Su uso acaba de autorizarse en España y parece ser una técnica segura, aunque los resultados no son sorprendentes. Nosotros llevamos unos meses realizando el tratamiento con resultados satisfactorios aunque no sorprendentes.

La criolipolisis consiste en “enfriar” la grasa localizada para que, en virtud de su mayor sensibilidad al frío, se consiga eliminar por vías naturales. Es una técnica segura aunque no espectacular ya que solo se elimina el 20% de la grasa enfriada. En ocasiones combinamos la criolipolisis con el Aqualix para optimizar los resultados.

Otras técnicas que se han anunciado como “lipolíticas” (ultrasonidos, radiofrecuencia, etc) no parecen tener ninguna eficacia.

El futuro de la grasa es fascinante. En primer lugar decir que la grasa es la principal reserva de células madre mesenquimales, por lo que su aislamiento y uso posterior abre la posibilidad de tratar muchas enfermedades cutáneas e incluso del envejecimiento cutáneo. Por otro lado se está terminando un estudio en EEUU con un producto que contiene Fosfatidilcolina, que está demostrando resultados espectaculares para eliminar grasa de zonas localizadas, sobre todo de la papada. Habrá que esperar por lo menos 2 años para que se pueda usar en España.

miércoles, 1 de diciembre de 2010

Curso de Botox y Ácido Hialurónico

Acabo de regresar de Paris de un curso sobre Botox y ácido hialurónico en ¡cadáveres!

El eje de la prevención y el tratamiento del envejecimiento facial se basa en el uso combinado y prudente de toxina botulínica y rellenos, sobre todo ácido hialurónico.

Pero para conseguir resultados excelentes y naturales es fundamental que el médico conozca perfectamente la anatomía facial. Debemos saber la forma y la función de todos los músculos de la cara para poder relajarlos de forma adecuado con toxina botulínica y no producir caras no naturales. También debemos conocer dónde exactamente tenemos que inyectar un relleno para que consiga el volumen que el paciente ha perdido en una zona determinada. En ocasiones este relleno tenemos que inyectarlo muy superficialmente, en la dermis, para eliminar una arruga superficial, o muy profundo, pegado al hueso, para dar volumen.

Por ello laboratorios Galderma han seleccionado un grupo de dermatólogos y cirujanos plásticos europeos y nos han llevado a la facultad de Medicina de Paris para realizar este curso directamente en cadáveres.

Yo tenía el recuerdo del intenso olor a formol de la sala de disección durante las prácticas de disección en la carrera. Pero ahora en vez de formol introducen latex en las venas del cadáver para conseguir que la anatomía se conserve, el tejido permanezca fresco y que no huela en absoluto.

Además de la cara realizamos prácticas en manos, ya que el relleno con acido hialurónico del dorso de la mano para mejorar su aspecto es algo cada vez más habitual y que consigue rejuvenecer las manos, en ocasiones unas grandes olvidadas.

Este tipo de cursos hace que conozcamos con más precisión la anatomía humana para poder conseguir mejores resultados en nuestros pacientes y evitar efectos secundarios en la técnica, ya que localizamos perfectamente la posición de todos los vasos sanguíneos y nervios de la zona a tratar.

Los cirujanos plásticos que dirigieron el curso tienen una muy interesante página web.